“El triunfador no nace, se hace”

Llega el verano para muchos, y en esta época del año tendemos a relajarnos para disfrutar del ocio junto con los amigos y la familia. Es muy típico asociar momentos de diversión con comer y con beber. Pero, y ¿qué pasa cuando nuestra prioridad de cuidarnos tropieza con esta asociación? ¿Somos conscientes de la decisión que estamos tomando?

Tomar decisiones que nos alejan de nuestro objetivo provoca mucho desgaste, frustración  e incluso desconfianza en uno mismo. Para evitar estos casos debemos conocer bien nuestros momentos de debilidad y tener las herramientas adecuadas para superar con éxito estas situaciones.

IMG_5660

El año pasado empecé el verano con mi peso objetivo pero sin darme me relajé en lugar de estar alerta & vigilante. Recuperé varios kilos de mas. Este verano no quiero que me pase y por eso he decidido tener muy en cuenta las siguientes pautas que me recordaron en Thinking la semana pasada.

1. Estar vigilante y no relajarme.

2. Paciencia (todo llega… todo!). No desesperarse si lo estamos haciendo bien y el peso no baja. Todo llega.

3. Compromiso (quiero acabar lo que empecé). En la vida existen infinidad de tropiezos, lo importante es volver a reconducirse y retomar cuanto antes sin perder la ilusión.

4. Hacer deporte & actividades diversas. Si cuando más tranquila estoy es por las tardes, me aseguraré de hacer alguna actividad y así no tener tentaciones.

5. Pensar en las consecuencias si decido no hacer el plan y si me compensa.

6. Medida – si decido tomarme algo “prohibido” lo haré de manera consciente y con control.

7. Aquí y ahora. Cada día pensar en el HOY y no en lo que me queda por cumplir.

IMG_5228

8. Diálogo interior positivo. El discurso con uno mismo debe ser motivador y firme. Si dudamos de nosotros mismos, la mente obedecerá a nuestras dudas, nos impedirá ser fuertes y por lo tanto caeremos en la tentación. Un “si lo voy a hacer bien” o “yo puedo” es mucho más poderoso de lo que nos imaginamos.

9. Pensamiento a largo plazo. A la hora de tomar una decisión, no debemos pensar en el placer momentáneo sino en el del largo plazo. Tenemos que persistir pese al esfuerzo.

10. Tolerancia a la frustración. No tiene nada de malo vivir momentos de frustración. Tenemos que vivirlos pues todo pasa. Ejemplo: por mucho que nos apetezca tomar un helado, el hecho de no poderlo hacer nos puede provocar frustración. Bien, hay que dejarlo estar. Pasará y nos hará más fuertes.

Por mucho que nos estemos acercando a nuestro peso objetivo tenemos claro que todavía nos queda un camino largo por recorrer pues lo difícil no es alcanzar el éxito sino aprender a mantenerse en ello.

3 pensamientos en ““El triunfador no nace, se hace”

Deja un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s